Los mejores consejos para emprender. Segunda parte

Continuamos esta serie de los mejores consejos para emprender. Y si hace unas semanas os hablábamos de ejercitar vuestra fuerza de voluntad, de la autodisciplina, de la importancia de los pensamientos positivos y de la imperfección como una opción válida, hoy analizaremos otras tres claves para el emprendimiento: el espíritu de sacrificio, la valoración de tu tiempo y la procrastinación.

Continuamos esta serie de los mejores consejos para emprender. Y si hace unas semanas os hablábamos de ejercitar vuestra fuerza de voluntad, de la autodisciplina, de la importancia de los pensamientos positivos y de la imperfección como una opción válida, hoy analizaremos otras tres claves para el emprendimiento: el espíritu de sacrificio, la valoración de tu tiempo y la procrastinación.

1. Sacrificio

Además de la autodisciplina y la fuerza de voluntad, debemos hablar de un tercer componente que se combina con estas dos cualidades: el sacrificio. Quien afirme que emprender no es duro es quizá porque nunca lo ha experimentado en sus propias carnes. Pero sí, emprender es duro y precisa de muchísimo sacrificio. Este espíritu de sacrificio será especialmente necesario en los primeros momentos de tu emprendimiento, para poder conseguir algún resultado. Además, ese espíritu de sacrificio seguirá siendo necesario más adelante, cuando tengas que abordar tareas que no te apetezcan, cuando debas dejar cualquier plan de ocio para centrarte en tu proyecto o cuando simplemente debas resistirte contra la pereza para realizar cualquier otra tarea.

2. Valora tu tiempo como uno de tus grandes activos

El tiempo es, probablemente, tu activo más importante en tu proceso de emprendimiento. Sin embargo, su naturaleza es caprichosa: es un bien finito que es imposible recuperar una vez perdido.

Emprender va a requerirte muchísimo tiempo, son muchas las horas que deberás invertir en tu proyecto. Así que, ¿por qué no empiezas ya a aprender a gestionarlo? Porque, aunque no te lo creas, todos los emprendedores, es más, todas las personas, disponen del mismo tiempo para la realización de actividades y tareas. Y no, no es que para algunos los días sean más cortos o más largos. Lo que ocurre es que algunos de nosotros sabemos cómo organizarnos, gestionando mejor y peor nuestras horas de trabajo.

La gestión del tiempo es algo primordial si vas a emprender: avanzarás más rápido en tus tareas, serás más productivo y mejorarás tu rendimiento.

3. No procrastines

¿Nunca te ha ocurrido que, justo cuando tienes que enfrentarte a una tarea de gran importancia, te das cuenta de que has dejado los platos sin lavar? ¿O tienes que salir corriendo a por leche? Eh… No era tan importante, y lo sabes.

Eso sí, no te preocupes por tu comportamiento: es algo normal. El ser humano tiende a posponer todo lo que sabe que debe hacer (pero que no le apetece hacerlo). Eso se llama procrastinar. Más allá del placer momentáneo que te puede dar saber que cuentas con 1 o 2 días más para hacer una tarea, ten presente que la procrastinación es uno de los grandes males de los emprendedores, eternizando la consecución de sus tareas y de sus objetivos.

¿Cómo vencer este gran mal? Con autodisciplina, determinación y mucha, muchísima fuerza de voluntad. Te proponemos dos trucos para vencer esta gran tentación:

  • Empieza el día haciendo una tarea compleja y difícil. Vence ese miedo inicial y, a partir de que termines esa tarea, todo lo que venga te resultará mucho más sencillo.
  • Si hacer algo te supone muchísima pereza, dedícale 5 minutos de reloj. Cronométralos. Solo serán 5 minutos, ¿no? Pues bien, una vez pasados esos 5 minutos, decide entonces si continúas o abandonas la tarea. Seguramente, haberte lanzado a desarrollar esa tarea, aunque haya sido por 5 minutos, te habrá liberado de muchísimos miedos y posibles tareas procrastinadoras.

Leave a comment